miércoles, 30 de mayo de 2018

MOBILIARIO



Entre tus brazos cobijé expectativas,
delirios, sueños, quejidos, heroicidades.
Tendí mis libros en el estante de tu apoyo.
Escribí tu nombre entre las sábanas,
tejí sombras
en cada una de nuestras lámparas.

Distraje los colores.
Distraje las distancias.
Distraje los rincones.
Cerraste las puertas.

Me sostuve entre los muros,
me escondí entre colchas y almohadones.
Salí de los armarios,
trepé por las paredes.

Perdí los papeles,
se rompieron los platos.
Saltó la luz y emergió la mugre.

Llegué a excavar entre fotografías,
y una copa, una botella vacía y una vela sin llama,
son ahora la huella
de un decorado arrebatado
por un temperamento tedioso,
que temiendo el olvido
se alejó dejando un triste martillo.

Un golpe. 

domingo, 13 de mayo de 2018

DE LO POSIBLE, DE LO PROBABLE


De mi cuerpo a tu entrepierna
De mis huecos a tu espacio
De mi cuerpo a tu desagravio

De lo posible, de lo probable

De la invención del consentimiento
De la rareza de un juego perverso
De la inusitada intención y del dolor
De la violación y tu impunidad

De lo posible, de lo probable

Me rebelo y acuso
Me levanto y ataco
Me armo y lucho

De lo posible, de lo probable

Rompo los muros de mi cárcel
Transformo la jaula en campo de batalla
Venciendo los miedos, tus leyes, tus formas…

De lo posible, de lo probable.

Este cuerpo, es mi cuerpo.
Este cuerpo, es mi libertad.
Este cuerpo quebranta tus normas

Ya no es posible.
Ya nos será probable.

domingo, 18 de febrero de 2018

LA PREPOSICIÓN Y LAS PIELES


Pieles que precisan de otras pieles.
Pieles regeneradas en el contacto.
Pieles muertas
Pieles renacidas tras cada susurro.

Pieles misteriosas, sin antifaz
Piel sobre otra piel
Bajo tu piel
En tu piel
Con tu piel

Desde tu piel
Por tu piel
Hacia tu piel
Para tu piel
Tras tu piel
Contra tu piel
Entre tu piel

Y durante… sólo la piel.

jueves, 15 de febrero de 2018

LAS CENIZAS


Sólo vacío ceniceros.
Sin cenicienta ni el ave fénix.
Sin príncipes ni principios.
Sin alas y sin renacimientos. 

Las cenizas son los restos,
las migajas de un sutil rastro.
Mis cenizas son los restos de un día,
las migajas de un sutil rastro de lo que pudo ser el día.

Entre ellas se cobija, premeditadamente, el desafío.
Las cenizas, mis cenizas, resumen la embriaguez,
las angustias, las miserias de un silencio
apenas interrumpido por una lágrima caduca,
que cae como vuelve a brotar,
y que, a pesar de todo, sólo evoca sequedad e insensatez.

Sólo vacío ceniceros
como vacío inútiles recuerdos,
como se vacía la víctima en la tortura,
como vacila la vida a la tentativa de la existencia.

Sólo vacío las cenizas,
como me esconde el humo que las vio nacer,
como me desgarra el tiempo de un soplo,
casi, casi sin saber quiénes pudimos llegar a ser.